1. Tour & Kids
  2. Blog
  3. Vacaciones con adolescentes: ¿misión ...

04 mar

Vacaciones con adolescentes: ¿misión imposible o un reto familiar?

Viajar los padres con jóvenes entre 14 y 17 años se convierte en un problema o una oportunidad para descubrir juntos ciudades y entornos naturales y rurales. Una guía práctica para ir de vacaciones con adolescentes y superar las barreras y mitos de la adolescencia.

Compartir

Recientemente tuve una conversación con una funcionaria del Departamento de Turismo en la que me felicitaba por mi portal de turismo familiar www.viajarenfamilia.net y por el Club Tour and Kids , pero a la vez me exponía el problema que le supone salir con su hija de 15 años de vacaciones cada año.

Ante esto la expliqué que yo tambien tengo una hija de similar edad, y que desde nuestro portal y el Club Tour and Kids estábamos trabajando en dar respuesta a viajes con adolescentes, donde padres/madres e hijos tienen un  denominador común que es convivir y respetar sus gustos.

Le conté mi experiencia en estos últimos años donde mi hija ya va decidiendo donde quiere ir, y ya  no somos los padres en gran parte los que planificamos el 100% de las vacaciones, especialmente las de verano y Pascua. Cada hijo es un mundo pero nosotros los padres  hemos vivido juntos muchas experiencias cuando eran más pequeños, y ahora toca cambiar la estrategia para que ambos –padres e hijos- puedan disfrutar de las vacaciones respetando los “espacios vitales” de cada uno y llegando al mayor consenso posible.

A mi amiga la expliqué que llevo varios años saliendo de viaje con mis dos hijos (adolescentes ambos) y que podía darle algunos consejos prácticos de cómo había conseguido salir con ellos de vacaciones.Tengp que reconocer que no ha sido tarea fácil, ya que aunque trabajo en el sector del turismo no me había enfrenado hasta ahora como vivencia personal en planificar viajes con jóvenes que tienen  en ocasiones gustos diferentes y que  buscan en los viajes aspectos diferentes al de los adultos.

Lo primero que hice con mis dos hijos, fue  proponerles con suficiente antelación las vacaciones que podíamos tener en función del tiempo y dinero, y a partir de ahí lancé algunas propuestas. De entrada decir que  es muy difícil conseguir un viaje que sea del agrado de toda la familia, pero conozco un poco lo que les gusta a mis hijos a estas edades, y busque de entrada cuatro tipos de viajes que les podían apetecer tanto a ellos como a los padres. Como estrategia que me funcionó delega en ellos tareas asumibles que despierten su interés y hagan que se sientan parte del equipo del viaje familiar. En esta ocasión les pedí que buscaran en internet atracciones, museos y lugares especiales, y que luego los pusiéramos en común

El primero fue proponerles una Multiaventura, ya que ambos son deportistas y sabía que las emociones fuertes y nuevas experiencias podrían suponer  un aliciente. El combinado de kayak, descenso de barrancos, caballos y alguna actividad especial como el rafting familiar o el parapente biplaza han sido sin duda una de las mejores experiencias donde se disfruta intensamente de la aventura, se descarga adrenalina y se trabaja en equipo.

El segundo fue un viaje por grandes ciudades de Europa y redescubrir nuestra tierra la Comunidad Valenciana. Mis hijos quieren conocer nuevas culturas y explorar temas que no son los mismos de cuando eran pequeños, y en esto tengo que reconocer que descubrir ciudades como Londres, Barcelona o Bruselas con ellas ha sido una grata experiencia, ya que hemos planificado un viaje donde mezclábamos las visitas a museos, con visitas guiadas, para cambiar luego a recorrer zonas comerciales, comer en los lugares más de moda de estas ciudades o buscar rincones donde poder hacer una buena foto para su colección de instagram.

La apuesta fue si serian capaces de descubrir conmigo ciudades como Elche, Peñiscola, Denia y Benidorm y tras una minuciosa planificación para contentar gustos variados hemos comprobado que  se puede disfrutar fines de semana juntos por nuestra Comunidad Valenciana en familia, eso sí buscando puntos de encuentro y respetando sus momentos más personales. En los viajes por la Comunidad Valenciana busque como aliados a amigos de mis hijos o a primos de su edad que podrían venir para que la experiencia no fuera solo con ellos.

El tercero fue un campamento familiar en plena naturaleza con familias de la misma edad. Existen numerosas ofertas de campamento familiares de montaña y yo sabía que vivir experiencias con las amigas de mi hija durante una semana, podría ser no solo un aliciente para ellas, sino tambien para los padres que somos aficionados al senderismo

El cuarto fue una estancia en Alicante para reforzar el inglés en una academia para familias, en un entorno multilinguistico. Esta propuesta os al recomiendo, ya que no hace falta irse fuera de España para mejorar el inglés (sobre todo el de los padres), ya que existen Escuelas de idiomas en el litoral alicantino, y en especial esta de Denia que ofrecen estancias a familias de todo el mundo para aprender español e inglés, y donde estamos siempre con otras familias extranjeras con las que convivimos y disfrutamos del “inglés” en las actividades de  ocio que ofrece la Academia.

La verdad es que viajar con hijos adolescentes supone flexibilizar las normas, ya que no son tan pequeños y tienen autonomía propia, buscar momentos en los que cada uno tenga su espacio para conversar con sus amigos, hacer fotos o trastear en las redes sociales…y especialmente  darles una cierta independencia en los gastos del viaje  donde ellos tengan un dinero propio para sus compras personales y que sobre todo puedan decidir por sí mismos y no se sientan dirigidos por los padres.

Y todo esto tengo que decir que al aceptar ellos los viajes familiares yo ofreci mi colaboración en otras experiencias como llevarlos o facilitarles alojamiento y entradas a festivales como el Rototom de Benicàssim y otros que en verano  llenan de música y bailes la costa de la Comunidad Valenciana.

Como veis son experiencias que he tenido con mis hijos y que a mí me han resultado útiles, y que espero puedan servir a otras madres y padres con hijos adolescentes, ya que cada hijo es un mundo y sobre todo debe prevalecer con ellos el consenso, la flexibilidad y la participación en gran parte de las decisiones..Si ponemos todos de nuestra parte el viaje será una experiencia fantástica..que con los años recordarán con agrado.

 

AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Si continúa navegando se considera que acepta nuestra política de cookies. Aceptar Más información